El Amor Y La Amistad No Se Mendiga

No mendigues la amistad de nadie y mucho menos amor
No mendigues amor a quien no tiene tiempo para ti,
a quien solo piensa en sí mismo. No lo hagas nunca.
No te merece quien te hace sentir invisible e
insignificante con su indiferencia.
Te merece quien con su atención te hace
sentir importante y presente.
El amor se debe demostrar, pero nunca jamás
se debe mendigar. El hecho de tener que hacerlo
es el más fiel de reflejo de la injusticia emocional,
del desequilibrio que vive el sentimiento que cimienta una relación.
Te merece aquel que dice menos pero hace más.
No te merece quien solo te busca cuando te necesita
sino quien está a tu lado cuando le necesitas y
no solo cuando su interés se lo permite.
Te merece quien sin esperar nada te lleva dentro,
te siente y te hace sentir importante en su vida.
Dedícale tiempo a la gente que se lo merece y
que te hace sentir bien. No mendigues la atención,
la amistad ni el amor de nadie. Quien te quiere,
te lo demuestra tarde o temprano.
A quien no te llame y no conteste tus llamadas,
no le llames. No busques a quien no te extrañe.
No extrañes a quien no te busca. No escribas,
no te sometas al castigo de la indiferencia
que demuestran mensajes ignorados o silencios infundados.
No esperes a quien no te espera, valórate y
deja de mendigar y de rogar amor.
Porque, como hemos dicho, el amor se debe
demostrar y sentir, pero jamás implorar.
Tu cariño debe ser para quienes te quieren y
te comprenden sin juzgarte.

Comments

comments

Add Comment