Chistes Viejitos

Casi al final del servicio dominical el sacerdote preguntó:
-¿Cuántos de ustedes han perdonado a sus enemigos?..
El 80 por ciento de la sala levantó la mano.
El sacerdote insistió con la pregunta..
Todos respondieron esta vez excepto una viejecita.
-Señora Josefa… ¿No está dispuesta a perdonar a sus enemigos?.
-Yo no tengo enemigos, respondió dulcemente.
-Sra. Josefa eso es muy raro ¿Cuántos años tiene usted?..
-99 respondió.
La congregación se levantó y la aplaudió.
-¿Puede pasar al frente y decirnos como llega a los 99 años sin tener enemigos?
La señora Josefa pasó al frente, se dirigió a la congregación y dijo:
-Porque ya se murieron todos esos degraciados.
————————————————————-

Una noche una pareja de mayorcitos estaba ya acostada en su cama.
El marido se estaba quedando dormido,
pero su mujer se sentía romántica y quería conversar.
Le dijo: “Cuando me enamorabas, me agarrabas la mano…”
De mala gana, el marido se dio media vuelta,
le agarró la mano por unos segundos y luego trató de dormirse otra vez.
En pocos momentos ella le dijo nuevamente: “Entonces me besabas…”
Algo molesto, se dio media vuelta otra vez y
le dio un ligero beso en la mejilla y luego se acomodó para dormirse.
A los treinta segundos, ella le dijo:
“Luego tú me mordías el cuello…”
Molesto, el marido tiró la ropa de cama y se levantó.
“¿Adónde vas?”, le preguntó ella.
-¡A buscar los dientes…!

Comments

comments

Add Comment