Mirar, Oir Y Callar

No grites, no ofendas, no juzgues, no humilles.
Sé noble, íntegro, sincero.

Los gritos son señal de debilidad.
La humillación es señal de pobreza interior.
La calumnia es señal de envidia.
La agresividad es señal de inseguridad.

El verdadero liderazgo se logra
cuando se es íntegro, humilde, sincero,
equitativo, leal y ético.

Comments

comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *