Si quieres que hablen bien de ti, hazte el muerto

Un hombre de madura edad se acercaba,
como de costumbre, a su kiosco para
comprar el periódico, pero éste cuando
lo compraba lo abría por la página
de los carteles de fallecimientos,
y le decía al kiosquero:
¡Que mala suerte! ¡Hoy no he salido!
Al día siguiente iba y decía lo mismo:
¡Que mala suerte! ¡Hoy no he salido!
Y así durante mucho tiempo. Al pasar los años
ve el kiosquero que el tío no viene,
y se dice a si mismo:
¡Vaya tela! ¡Toda la vida comprando
el periódico, y para una vez que sale no lo compra!
———————————————————————–
Un señor iba al funeral del hermano de un amigo.
Cuando llegó al funeral, todavía no empezaban y
el señor aprovechó para preguntarle a su amigo:
¿Cómo se murió tu hermano?
Tiró un cigarro por la azotea.
¿Y por qué se murió por tirar un cigarro?
Es que se le olvidó soltar el cigarro.
———————————————————————–

loading…


Señor Cuida a toda Esa Gente que Está Pendiente De Mi

-La gente siempre hablará de ti,
especialmente cuando te envidian
y la vida que llevas.
Déjalos, has afectado sus vidas,
ellos no afectaron la tuya.
-La vida es un gran camino con muchas señales.
Cuando estés conduciendo a través de las rutas,
no te compliques. Huye del odio, la maldad y los celos
-La envidia es el arte de contar
las bendiciones del otro en lugar de las propias.
-La envidia deriva de la inseguridad.
-La envidia es un síntoma de falta
de apreciación al propio valor.
Cada uno de nosotros tiene algo
que dar que nadie más tiene
-La envidia se esconde en el fondo del
corazón humano como una víbora en su agujero
-Probablemente la gente no esté contenta
con sus vidas si están ocupadas hablando sobre la tuya
-La verdadera autoestima no deja lugar
para la envidia. Cuando eres consciente
de tu propio valor, no tienes necesidad
de odiar o envidiar
-La envidia es la fiera que arruina la confianza,
disipa la concordia, destruye la justicia
y engorda toda especie de males.
-La envidia es como beber veneno y
esperar que la otra persona muera.–